Cirugía Plástica Facial


REJUVENECIMIENTO DE LA FRENTE PRACTICA MILENARIA

Con el paso de los años el descenso de los tejidos faciales se hace evidente, como símbolo de belleza las culturas griegas cifraban su interés en la posición armónica de las cejas. Desde entonces se utilizaban técnicas quirúrgicas encaminadas a embellecer este segmento facial.

La frente incluye las cejas y son estás símbolo de femineidad diferenciándose su posición en relación con la ceja masculina.

La práctica quirúrgica ha venido evolucionando desde grandes incisiones en cuero cabelludo con exposición amplia de la tabla ósea, hasta el día de hoy con la práctica de pequeños cortes y observación de los tejidos a través de  pequeños lentes que permiten un mejor reposicionamiento de estos, logrando resultados armoniosos y duraderos.

El ascenso de la frente permite una imágen más joven, en aquellas personas que el descenso lateral sobre los ojos les impide ver hacia los lados la frontoplastia les elimina esta molestia, mejora el posicionamiento de las cejas logrando una imágen más femenina o masculina del rostro.

Si bien no podemos hablar de cero complicaciones quirúrgicas, si se puede sostener que bajo manos expertas el índice de complicaciones de la FRONTOPLASTIA tiende a cero dado que con los equipos endoscópicos de última generación la seguridad quirúrgica es óptima.